sábado, 15 de diciembre de 2012

Ecuador implementa el primer sistema de reconocimiento facial y de voz "del mundo"

Ecuador implementa el primer sistema de reconocimiento facial y de voz "del mundo"

Ryan Gallaher. Slate, 12 de diciembre del 2012

Ryan Gallaher es un periodista de Londres que escribe sobre tecnologías de vigilancia. Sígalo en @rj_gallagher

Slate es un diario que se publica en Internet desde 1996. Es parte del grupo de The Washington Post.

--------------------------------------------------------------

Aún se considera a Estados Unidos como el líder mundial en lo que respecta a la implementación de las últimas tecnologías de seguridad biométrica y vigilancia. Sin embargo, podría tener un nuevo competidor que nadie esperó: Ecuador.

 

Según la empresa rusa Speech Technology Center (Centro de Tecnología del Habla), el pequeño país de América Latina ha completado con éxito la implementación a nivel nacional de la "primera plataforma de identificación biométrica del mundo, que combina capacidades para identificación de voz y cara".

 

Como informé en septiembre, Speech Technology Center opera en Estados Unidos como SpeechPro. La controvertida tecnología de la compañía permite a las autoridades disponer de una enorme base de datos que contiene varios millones de "huellas de voz" de delincuentes conocidos, sospechosos o personas de interés. Cuando las autoridades quieren identificar a una persona en una llamada que se ha interceptado, se introduce la grabación en la base de datos, que proporciona una coincidencia del noventa y siete por ciento de exactitud según SpeechPro . El sistema que la empresa asegura haber proporcionado a Ecuador, también permite a las autoridades acumular una gran base de datos de imágenes de sospechosos, con una herramienta de reconocimiento facial que complementa la llamada "VoiceGrid." Si bien la tecnología de reconocimiento facial en el pasado ha carecido de precisión, SpeechPro dice que ha inventado algoritmos que permiten "obtener resultados fiables, incluso cuando las características faciales han sufrido cambios físicos".

 

Hace una década, la implementación de un sofisticado sistema nacional de reconocimiento de rostros y de voz habría sido una posibilidad inverosímil para todos, excepto para algunas de las naciones más ricas del mundo. Pero la adopción de Ecuador de esta tecnología muestra cómo los tiempos han cambiado. Según el director general del Speech Technology Center, Mijail Khitrov, "estamos viendo una creciente demanda de este tipo de soluciones biométricas personalizadas y multimodales, no sólo en América Latina sino en el mercado global." (A principios de este año, el presidente de la sede de la compañía en Estados Unidos, Alexey Khitrov, me dijo que su tecnología biométrica se utiliza en más de setenta países y que las Américas, Europa y Asia son los mercados clave.)

 

En las manos de un gobierno deshonesto, estas sofisticadas herramientas de reconocimiento facial y de voz podrían resultar útiles para la localización de disidentes políticos y para crear bases de datos biométricos de activistas o periodistas de investigación. SpeechPro dice, por ese motivo, que sólo funciona si existen "instituciones jurídicas confiables". Sin embargo, la compañía ha sido acusada de hacer negocios con agencias de seguridad brutalmente autoritarias de países como Kazajstán, Bielorrusia, Tailandia y Uzbekistán. Es probable que los grupos de derechos humanos estén interesados en conocer que el Ecuador ha sido añadido a la lista, dado que las autoridades del país tienen un expediente muy poco brillante en lo que respecta a corrupción, rendición de cuentas y abuso de poder.

 

Este año, Ecuador ocupó los titulares internacionales con cierta frecuencia, pero no por sus adquisiciones de tecnología avanzada de vigilancia y seguridad. El país ha estado en el centro de un continuo enfrentamiento diplomático con Gran Bretaña tras la concesión del asilo al fundador de WikiLeaks Julian Assange en su embajada en Londres. Es irónico que, recientemente, Assange haya sido coautor del libro Cypherpunks, en el que afirma que la vigilancia masiva ha quedado fuera de control en gran parte por la tecnología cada vez más asequible para los países más pobres. Al implementar un sistema nacional de reconocimiento facial y de voz, Ecuador ha proporcionando nueva evidencia de peso a esta tesis de Assange.

 

Traducción: Emilio Palacio en Internet

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada